top of page

Importancia de un Sistema de Gestión de Riesgos en una compañía de seguros


Autor: Jorge Esteban Torres Profesional con vasta experiencia internacional en la industria de seguros, en puestos de liderazgo relacionados con planificación estratégica y financiera, gestión de riesgos, suscripción, reaseguros, desarrollo y tarificación de productos de seguros, gestión y optimización de procesos e implementación de herramientas tecnológicas. Actualmente es socio fundador y CEO de Arca Monere Consultoría de Negocios.




Las compañías de seguros saben cómo proteger a sus clientes y sus bienes, sin embargo, mantener su solvencia y reputación a lo largo del tiempo, comprende un esfuerzo desafiante dada la gran variedad de eventos y riesgos a los que están expuestas. Es importante notar que el riesgo constituye la razón de ser de aseguradores y reaseguradores, y su adecuada administración permite prestar sus valiosos servicios a la comunidad.


En este contexto, el riesgo se refiere a cualquier posibilidad de pérdida o cualquier otro evento adverso con el potencial de interferir con la capacidad de la organización para cumplir con sus objetivos estratégicos o que pudiera poner en peligro su solvencia; de ahí que la administración de riesgos es fundamental en la gestión de cualquier empresa.

La Gestión del Riesgo Empresarial en una compañía de seguros, es un proceso estratégico que integra los procesos de la organización y provee un marco general para administrar sus riesgos a través de la identificación, evaluación, control y monitoreo de los mismos; todo esto con el fin de facilitar la toma de decisiones apropiadas y oportunas en la organización.


El interés e importancia de la gestión de riesgo empresarial, está impulsada por la necesidad de que las empresas puedan sostener de manera efectiva sus operaciones a lo largo del tiempo y que logren sus objetivos estratégicos. También entran en juego otras fuerzas, tales como el desarrollo de nuevas tecnologías, modelos de negocio disruptivos y la necesidad de accionistas e inversores en garantizar una administración apropiada de sus organizaciones y obtener retornos justos.


Es por esto, que los reguladores a nivel mundial han formulado recomendaciones y normativas para que las compañías cuenten con prácticas sólidas de administración de riesgos, reconocidas a nivel internacional, tales como Solvencia II, y por esta vía lograr que operen prudentemente para evitar afectaciones sistémicas a los derechos de los asegurados y en general al mercado de seguros. En Latinoamérica, países como Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, y Perú, ya han implementado bajo normativa, modelos de administración de riesgos y solvencia para el mercado asegurador.


A menudo, las actividades de gestión de riesgo son ad hoc, informales, descoordinadas o enfocadas principalmente en cumplir nominalmente con la normativa existente, y como resultado, se pasa por alto riesgos estratégicos y emergentes que más probablemente pueden afectar el éxito de la organización en el largo plazo. Internamente, esta visión genera resistencia en las diferentes áreas de la compañía, ya que se suele considerar la gestión de riesgos como un proceso burocrático sin un aporte real a la operación.


Por otra parte, un proceso de gestión de riesgos completo y robusto proporciona a la organización las herramientas que necesita para identificar, gestionar y minimizar los impactos negativos de los riesgos; así como también para perfeccionar las estrategias de crecimiento y rentabilidad de la organización. Las posibilidades de éxito de una organización aumentan cuando constantemente evalúa su estrategia para enfrentar posibles desafíos y luego crea estructuras para enfrentarlos.


La gestión de riesgos progresiva también garantiza que los problemas de alta prioridad se manejen eficiente y oportunamente. El liderazgo está armado con los datos que necesita para enfrentar eventos adversos sin mayores sorpresas y para tomar decisiones estratégicas acertadas.


Un proceso de gestión de riesgos exitoso está embebido en la cultura de la organización, ya que proporciona un flujo de información continuo que sirve como base para establecer prioridades en la asignación y uso de los recursos y para la mejora constante de los procesos y de la operación en general.


Finalmente, una eficiente administración de riesgos permite a las compañías, realizar sus

actividades con niveles de riesgo acordes con su capacidad operativa y suficiencia de capital; lo cual a su vez repercute en su reputación y en el acceso a capitales o financiamiento, tomando en cuenta que, para obtener y mantener una buena calificación de riesgo, se consideran todos los aspectos de un sistema de gestión de riesgos apropiado.


En resumen, de acuerdo con lo señalado por la International Organization for Standardization (ISO) en su norma 31000, las características y beneficios de un Sistema de Gestión de Riesgos, se pueden sintetizar en los siguientes principios:


La gestión de riesgos:


• crea valor

• está integrada en los procesos organizacionales

• forma parte de la toma de decisiones

• aborda explícitamente la incertidumbre

• es sistemática, estructurada y utilizada en forma oportuna

• está basada en la mejor información disponible

• está hecha a medida de la organización

• integra factores humanos y culturales

• es transparente e inclusiva

• es dinámica, iterativa y sensible al cambio

• facilita la mejora continua de la organización

432 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page