top of page

El impacto de la guerra entre Rusia y Ucrania en los costos de seguros a nivel mundial


Autor: Galo Larrea Simmonds, experto en seguros, especialista en riesgos marítimos, aéreos y de transporte. Actualmente está vnculado con R.I.M. Consultores S.A., empresa dedicada a la Administración de riesgos y seguros, como Fundador y Consultor Senior.


La Guerra producto de la invasión a Ucrania ha causado una interrupción generalizada en el transporte marítimo mundial y es probable que exacerbe la interrupción actual de la cadena de suministro, la congestión portuaria y las crisis de tripulación causadas por la pandemia de Covid-19, desde marzo 2022 aproximadamente.


La industria del transporte marítimo se ha visto afectada en múltiples frentes, con la pérdida de vidas y embarcaciones en el Mar Negro, la interrupción del comercio con Rusia y Ucrania y la creciente carga de sanciones. La industria también enfrenta desafíos en las operaciones diarias, con repercusiones para la tripulación, el costo y la disponibilidad del combustible.


El Fondo Monetario Internacional (FMI) advirtió que la guerra en Ucrania exacerbará los costos de envío ya altos este año y podría mantenerlos, y sus efectos inflacionarios altos por más tiempo. El costo de enviar un contenedor en las rutas comerciales transoceánicas del mundo se multiplicó por siete en los 18 meses posteriores a marzo de 2020, mientras que el costo de enviar productos básicos a granel se disparó aún más después de marzo 2022.


El mayor impacto de la guerra hasta ahora ha sido en los barcos que operan en el Mar Negro y/o comercian con Rusia. Los principales puertos de Ucrania, incluido el de Odessa, se cerraron debido al conflicto y al bloqueo naval ruso de Ucrania, donde se embarca 70% de sus exportaciones, incluido el 99% de sus exportaciones de maíz. Cientos de barcos quedaron atrapados en los puertos o anclados, mientras que miles de tripulaciones rusas y ucranianas se enfrentaron a un futuro incierto, sin poder abandonar los barcos ni regresar a casa.


El conflicto también está teniendo un efecto en cadena para el transporte marítimo fuera de la zona de conflicto. Las sanciones de EE. UU. y la UE, en particular, plantean un importante desafío de cumplimiento para las compañías navieras y las aseguradoras. Muchas empresas occidentales han optado voluntariamente por dejar de comerciar con Rusia, creando una situación legal compleja e incierta para los contratos, incluidos los seguros.


Una gran parte del sector del transporte marítimo se verá afectado de alguna manera por el conflicto. Además de las amenazas físicas para el transporte marítimo en el Mar Negro y sus alrededores por los ataques con minas y cohetes, que están afectando el comercio, la disponibilidad y el costo del combustible búnker y la seguridad y el bienestar de la tripulación, muchas empresas de contenedores ya se han retirado. Rusia, mientras tanto enfrenta que el sector petrolero tenga enormes restricciones e interrupciones, al igual que los operadores de carga general y a granel que transportan carbón, madera y granos rusos.


Coincidiendo con los brotes de Covid-19 en China, la guerra en Ucrania está agravando las presiones de oferta/demanda en curso para el transporte marítimo, lo que ha resultado en congestión portuaria, tarifas de flete más altas y tiempos de tránsito más prolongados. La congestión de contenedores y transporte de automóviles en los puertos tiende a alcanzar los máximos anteriores, mientras que es probable que los impactos de la guerra creen más ineficiencias en todo el sistema de transporte marítimo.


Al comienzo del conflicto, aproximadamente 2.000 marinos quedaron varados a bordo de 94 barcos en puertos ucranianos, según el Organización Marítima Internacional (OMI). Al 20 de abril de 2022, quedaban 84 buques mercantes con casi 500 marinos a bordo. Aproximadamente 1.500 marinos han sido repatriados hasta el momento con niveles de dotación reducidos, se emplearon guardianes de barcos locales para reemplazar a la tripulación, mientras que algunos barcos están parados en frío sin tripulación a bordo. Para los que quedan, el (OMI) pidió el establecimiento urgente de un corredor marítimo azul seguro para permitir la evacuación de la gente de mar y los barcos de las áreas afectadas y de alto riesgo en el Mar Negro y el Mar de Azov.


La OTAN emitió una advertencia en abril de 2022 de que el riesgo continuo de daños colaterales o impactos directos en la navegación mercante en el Mar Negro era alto, mientras que no se puede descartar el acoso y el desvío de la navegación en la zona. También dijo que las minas a la deriva en las áreas del noroeste, oeste y suroeste del Mar Negro representaban una amenaza para el transporte marítimo. Al menos ocho buques mercantes fueron atacados en los puertos de Ucrania y el Mar Negro durante el primer mes del conflicto. Tres buques de carga, Namura Queen, Lord Nelson y Helt, de propiedad japonesa, fueron atacados en el Mar Negro, según Autoridad Marítima de Panamá. El Helt se hundió frente a la costa de Odessa probablemente chocando contra una mina, matando a dos tripulantes.


El hundimiento se produjo poco después de un buque de carga de Bangladesh fue atacado en el puerto ucraniano de Olivia, matando a uno de sus tripulantes. El buque cisterna para productos químicos de bandera moldava el Millennial Spirit, y el granelero de propiedad turca Yasa Júpiter también fueron atacados, mientras que el carguero Azburg, propiedad de Malta y con bandera de Dominica, se hundió en abril después de ser golpeado en el puerto ucraniano de Mariupol.


Existe el riesgo de que el conflicto se extienda. Ya se han detectado minas marinas perdidas en aguas turcas y rumanas.


Las pólizas de seguro marítimo normalmente excluyen la incautación de barcos o daños físicos causados ​​por guerras o acciones hostiles, como daños por minas marinas o ataques a barcos. Sin embargo, los armadores más prudentes comprarán más seguro de guerra, que cubrirá tales pérdidas por una prima adicional y por un período de tiempo limitado, generalmente siete días. Las aseguradoras tampoco pagan las reclamaciones por sanciones.


Dados los riesgos legales y de reputación, muchas empresas (incluidas las aseguradoras) se han retirado del comercio con Rusia. Sin embargo, éstas deberán cumplir con los contratos válidos hasta la renovación, pero ciertos reclamos serán negados bajo condiciones y cláusulas de guerra.


La carga almacenada o en tránsito puede dañarse o abandonarse debido al conflicto o si un buque queda atrapado en el puerto. Los buques atrapados o los afectados por sanciones pueden sufrir averías de maquinaria o daños por incendio, abordaje o varada.


Las renovaciones también podrían resultar complicadas para los barcos afectados por el conflicto. Por ejemplo, es posible que los barcos atrapados en el Mar Negro deban seguir pagando una prima adicional a las aseguradoras de guerra para mantener la cobertura, lo que podría volverse antieconómico si el conflicto se prolonga. Es posible que las embarcaciones atrapadas también deban renovar su seguro de casco para mantener la cobertura.


Ahora bien, ¿Para qué compro seguro de guerra, si este no me cubre los daños derivados de dichos actos de guerra, como son los arriba descritos?


La agencia calificadora Standard & Poors predice que las pérdidas de la guerra en Ucrania podrían ascender a $36 mil millones para la industria de seguros. ¿Cómo se ve afectado el mercado asegurador?


Actualmente se han notificado algunos reclamos, pero esto es solo una instantánea, ya que la guerra aún continúa. Sin embargo, no esperamos una gran oleada de reclamaciones como las provocadas por la pandemia del Covid, por ejemplo. A pesar de lo trágicos que son los acontecimientos en Ucrania, con tantas vidas humanas y bienes inmuebles destruidos sin sentido, nuestra exposición como mercado de seguros corporativa es baja.


En general, y en línea con la industria de seguros, tenemos cláusulas de exclusión de guerra en casi todas las pólizas que excluyen las pérdidas por interrupción de la propiedad y del negocio resultantes de actos de guerra. Cuando hemos suscrito explícitamente coberturas de riesgo de guerra, como en la aviación o la marítima, redujimos nuestra exposición, como es práctica estándar del mercado en tales situaciones.


The Lloyd's Wording Repository enumera alrededor de 900 versiones de cláusulas de guerra (exclusiones). Desde el punto de vista de los seguros, existen varias definiciones de guerra en las líneas de seguros de propiedad, marítimos, cibernéticos y de entretenimiento, que cubren. Por lo tanto, podemos decir que las cláusulas de exclusión de guerra son efectivas.


Mundial e históricamente nunca se ha podido asegurar daños por guerra por ser inconmensurables, esto es, que no se puede medir; lo cual es básico para el mundo asegurador. Nosotros necesitamos datos, estadística, línea de tendencia, cálculo de probabilidades y aplicar la ley de grandes números para asegurar cualquier riesgo, y la guerra no se puede medir en términos de cuanto daño habrá, hasta donde se extenderá la guerra, cuánto durará, etc.


Las Cláusulas de Guerra cubren “el paso inocente de un buque, un avión o carga transportada desde aproximadamente los años 40 cuando luego de la 2da. Guerra Mundial barcos mercantes golpeaban minas abandonadas por los países en guerra, y se hundían barcos comerciales y su carga”. Por lo que nunca se ha podido asegurar países en guerra por lo que mencionamos antes, y es que sus consecuencias no son medibles.


La guerra de Rusia en Ucrania continúa sin cesar, y el impacto potencial en la industria de seguros se cuestiona cada vez más. Cientos de aviones alquilados están en tierra en Rusia, y en Ucrania, los combates han dañado o destruido no solo áreas residenciales, sino también edificios corporativos y fábricas.


La situación en Ucrania y las sanciones contra Rusia están afectando el negocio de seguros mundiales, analicémoslo con los datos que tenemos a la fecha:


· Las tasas de riesgos de casco y transporte en renovación en EEUU aumentarán entre un 20 y un 30 %, mientras que la invasión rusa de Ucrania tendrá un impacto "acelerador" en las tasas de las reaseguradoras.


· En el Ecuador desde marzo pasado, nos daban la tasa de “casco y maquinaria” y ya estaba incluido la cobertura de Guerra. Hoy si pides cotización de una nave te dan una tasa para casco y maquinarias, y 0,10% adicional para riesgos de Guerra.


Es obvio que algo cambió y este evento bélico que se da en la frontera Rusa con Ucrania SI afectó, y seguirá afectando al resto del mundo.

215 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page